miércoles, 20 de abril de 2011

A propósito de La Villa del Cine y el conversatorio sobre películas venezolanas de bajo presupuesto.

Hace unas semanas fue publicado en Facebook la invitación a un evento sobre cine venezolano de bajo presupuesto, organizado por la Fundación Villa del Cine que se celebró el viernes 15 de abril en el CELARG. Lamentablemente no pude asistir a pesar de que considero vitales para el cine nacional este tipo de propuestas. Busqué algo de información en la prensa para compartirla con ustedes.



Invitación del evento en Facebook. Nota: el subrayado en negritas es mío.


Conversatorio: ¿Cómo hacer Cine de Bajo Presupuesto? 


"Estimad@s amig@s cineastas:

En primer lugar les queremos extender un cordial y afectuoso saludo desde la Fundación Villa del Cine.

Actualmente en nuestra Fundación nos encontramos haciendo una revisión y análisis para emprender un proceso de cambios positivos, a favor de nuestra cinematografía nacional; en concordancia con todos los fenómenos que de forma espontánea y con el apoyo de las políticas del Estado han favorecido nuestro cine de los últimos años. Precisamente, uno de estos análisis tiene que ver con la producción de obras cinematográficas de "Bajo Presupuesto", sin poner en riesgo los estándares de calidad ya logrados.

En tal sentido, y por tratarse de un tema que requiere mucho análisis concienzudo y un debate enriquecido; además de nuestra entera disposición de involucrar todas las opiniones de personas del área en nuestras reflexiones sobre el Cine Nacional; les queremos extender una invitación al Conversatorio: ¿Cómo hacer Cine de Bajo Presupuesto?, que se llevará a cabo el próximo Viernes 15 de Abril de 2011, a las 9.00 a.m., en la Sala C, del piso 6, de la Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (CELARG), en Altamira.

Para poder participar activamente, es necesario que nos remitan una postulación, que contenga su reflexión/propuesta personal sobre "¿Cómo se hace Cine de Bajo Presupuesto?"; al correo electrónico: desarrolloproyectosvilla @ gmail.com. Y/o que la lleven impresa el mismo día del evento, y la entreguen a su llegada (entre 8.30 y 9.00 a.m.).

Nos despedimos, esperando contar con su valiosa presencia.

Coordinación de Desarrollo de Proyectos.

Coordinación General de Proyectos Estratégicos Fundación Villa del Cine. " (Fin del comunicado)


Entre los comentarios en el comunicado de la red social quiero citar uno que me pareció pertinente, que hizo el cineasta Carlos Malavé en respuesta a otro cometarista que se quejaba por los presupuestos del CNAC:

"(...) para eso es el conversatorio, de todas formas la finalidad no es recortar los presupuestos es buscar maneras alternativas de producir. El fondo Anual CNAC proviene de Fonprocine y a la vez esos recursos ...provienen del impuesto al boleto en las salas y del impuesto que pagan los canales de televisión y las cableras. Este año hay casi 66 millones de Bolívares para producir largos, cortos y documentales, ahora si una película cuesta en promedio 4 millones 800 mil bolívares, un corto 600 mil bolívares, un desarrollo de guión 30 mil, no hay que ser un genio para saber cuántas películas se podrán producir. Si bajamos costos mas oportunidades tendran todos!"



Al día siguiente El Correo del Orinoco publicó una reseña del evento. Copio y pego el artículo completo:

Para su presidente, José Antonio Varela, es fundamental bajar los costos. 
"La Villa del Cine abrió discusión sobrecomo hacer películas con bajo presupuesto"
 
En un primer encuentro se planteó la necesidad de cambiar el esquemade producción y hacerlo más cónsono con la realidad nacional.

La Fundación Villa del Cine promovió el conversatorio ¿Cómo hacer cine de bajo presupuesto?, para construir una propuesta encolectivo desde el gremio de realizadores y productores de cine, y ala vez crear una metodología para hacer películas que cuesten menosde 500 mil dólares. El presidente de la FundaciónVilla del Cine, José Antonio Varela, inició el conversatorio ante una numerosa concurrencia congregada en la Casa Rómulo Gallegos, que prometió ser el primer encuentro de otros, para continuar dialogando sobre el tema. En resumen, Varela quien también es cineasta, opinó que el buen momento que hay para el séptimo arte venezolano se da por una suma de elementos que lo colocan en un “espacio privilegiado”. Dijo que históricamente las más importantes épocas para el cine nacional han estado caracterizadas por grandes inversiones. Un cálculo aproximado da cuenta de una inversión que ronda los 180 millones de bolívares, es decir 40 millones de dólares, si se consolidan las inversiones que provienen de diferentes entes estatales o producto de la recaudación de impuestos para este último período de florecimiento. Lo que considera una cifra “impensable” para otros países que resienten la crisis económica mundial. Se preguntó si es viable que estas condiciones favorables para la cinematografía venezolana se puedan mantener. Y de forma tajante compartió con los asistentes su parecer: “Yo creo que no”, dijo y agregó que no debe atarse el trabajo creativo a factores “excepcionales” de financiamiento. Invitó a los presentes a aprovechar los aires favorables para elaborar un “plan B”. Advirtió que apoya los esfuerzos estatales de inversión cultural, pero comprende que los estados pueden tener otras prioridades igual de válidasy respetables. Aclaró también que no está en contra de las producciones costosas, pero está a favor de hacer una “distribución racional y equitativa de los recursos”

Resaltó la importancia para elfortalecimiento de la industria cinematográfica que se hagan más películas, lo comparó con un trabajo de ejercitación y aprendizaje,incluso para los guionistas.

NO DA GANANCIAS 

La inversión estatal para la producción de cine es fundamental en Venezuela, sin la misma no sería factible hacerlo. La estructura de costos y el sistema de distribución y exhibición mundial hace que sea rentable sólo el cine de Hollywood. El resto del mundo, a excepción de India y Nigeria, deben apelar al subsidio para poder garantizar su identidad audiovisual, explicó Varela. En el caso de Venezuela, una película “taquillera” puede captar, en 20 semanas de exhibición, entre 300 y 400 mil espectadores. Una película puede costar en promedio cuatro o cinco millones de bolívares fuertes, alrededor de un millón de dólares, pero el retorno por taquilla se equipara a 10 o 15% de ese costo. Comentó que existen tareas por hacer como promover el gusto del público por la cinematografía nacional y establecer una alternativa a la red de distribución y exhibición en el país, pero ambos objetivos son a mediano y a largo plazo. Varela insistió en la necesidad de hacer películas de bajo presupuesto que cuesten 500 mil dólares o menos. Para esto hay que cambiar la estructura que se sigue para hacer cine, como semanas de rodaje y personal contratado. En conclusión, la meta para Varela es bajar costos, aumentar el público y hacer más películas.

Voces del pueblo 

JorgeSolé
Productor
 
“Es muy importante hacer muchas películas, pequeñas películas. De alguna de ellas saldrá la gran película, porque el oficio se adquiere después de ver cómo quedó y de compararla obra con lo que el público pensó, y sucede solamente cuando está terminada”, expresó.

JesúsOdremán
Cooperativa El PerroAndaluz

“Traemos la reflexión acerca del papel del área de postproducción en el cine de bajo presupuesto, para analizar los distintos elementos y cómo inciden en el cine nacional y en el cine de bajo presupuesto. Es algo que debe evaluarse y no tomarse a la ligera”, manifestó.

MohamedHussain
Directorde fotografía

“Estoy conformando un colectivo que se llama Terminal Sur para cine y televisión. La propuesta es sumarse al colectivo bajo la figura de socios con proyectos de muy bajo presupuesto, en el que cada quien aporta su trabajo. O también fungir como base para otros realizadores”, dijo.

Fuentes: 

"Conversatorio: ¿Cómo hacer Cine de Bajo Presupuesto?" en Facebook


"La Villa del Cine abrió discusión sobrecomo hacer películas con bajo presupuesto" 
Correo del Orinoco.
Caracas, Venezuela. 
Número 585.
Sábado 16 de Abril de 2011.
Sección: Comunicación y Cultura.
Página 13.

Más info:
Blog de cine El Perro Andaluz 101: 
Reportaje sobre charla: Postproducción y el Cine de bajo presupuesto.



...

4 comentarios:

  1. Después de botar los reales como en Miranda, es que se dieron cuenta de que lo que corresponde a un país pobre es hacer cine de bajo presupuesto? Los felicito por la iluminación. ¿Cuántas pelis hubiera podido financiar Miranda?

    "Un cálculo aproximado da cuenta de una inversión que ronda los 180 millones de bolívares, es decir 40 millones de dólares, si se consolidan las inversiones que provienen de diferentes entes estatales o producto de la recaudación de impuestos para este último período de florecimiento. Lo que considera una cifra “impensable” para otros países que resienten la crisis económica mundial."

    México resiente la crisis e invierte bastante más que esto, amén de que existe financiamiento privado cosa inexistente en Vzla. En Argentina (100 pelis al año), la inversión es altísima y OJO también es parcialmente falso que estos países no recuperen plata. Léase acerca del caso "El secreto de sus ojos". "Somos lo que hay" de Jorge Michel Grau, ha logrado financiar dos operas primas y comprar equipos para escuelas de cine. El problema es que en Vzla las películas ni ganan plata afuera ni ganan festivales (excepción de "hermano"-dirigida por un cineasta formado afuera porque en Vzla no hay escuela). El único festival intern. que gana Vzla es Cuba y eso porque lo financia Vzla, o sea, seguimos perdiendo más plata.

    ResponderEliminar
  2. Comparto tu opinión en parte. La política del Estado de hacer esas "superproducciones" históricas y patrióticas siempre me pareció nefasta. Como dices, con el presupuesto que acaparó "Miranda" pudieron hacerse varias películas, aunque no podría decir cuántas. Se suponía que con el "socialismo del siglo XXI"el cine venezolano se haría más democrático para los realizadores y la promoción del "cine guerrilla" se veía como obvia para algunos, algo que habían teorizado y practicado cineastas como el argentino Octavio Getino en los 60 y los 70; pero no fue así para los burócratas de siempre, que prefirieron irse al cine mastodóntico a lo soviético. Lamentablemente no encontraron un Einsenstein por ningún lado.

    ResponderEliminar
  3. Creo que he llegado fuera de tiempo a la conversa pero siento la necesidad de comentar. Venezuela no es un país pobre sino no haríamos películas como "Miranda" tomando tu ejemplo, a lo que se refiere Varela y de lo que hablaré yo en este momento es que no es que seamos un país pobre, presupuesto hay pero no hay industria cinemtográfica porque claro si vamos a comparar nuestro cine, el cine latinoamericano con el bombardeo Hollywood... no está mal que se compare con ese cine que llevamos viendo tantos de años,pero no es el único cine que se hace. Entonces al no haber industria evidentemente las películas no se recuperan por taquillla y te diré por qué, porque lamentablemente en este país hay personas como me atrevo a decir tu el primer comentarista y usted señor Evora, que obviamente comparan y hacen críticas destructivas sobre el cine venezolano, las personas como principalmente el primer comentarista se atreve a decir que no ganamos festivales, quiero que llames a Fina Torres y le preguntes por el "Cámera d'Or" que ganó por Oriana en Cannes o Reverón que ganó el primer premio del Festival Madrid Imagen que no debes saber que existe, claramente. No se debe hablar desde la ignorancia y ojo la ignorancia no es mala pero si destructiva. El cine es un reflejo de la realidad social y un elemento vital para reforzar la identidad de un país por eso hacemos películas de tinte histórico y delicuencia, aunque a los del Este de Caracas "se quieran ir demasiado", hacemos todo tipo de cine, fíjate en Havana Eva, claro no te debe gustar porque como buen venezolano y patriota con la bandera tricolor y cantando "Me quedo en Venezuela porque yo soy optimista", es una falacia, los venezolanos no son OBVIAMENTE nacionalistas, de lo nacional el tricolor en la gorra y los Leones o los Magallanes, si fuéramos nacionalistas creeríamos más en nosotros mismos, en nuestra gente, en lo que hacemos, en lo que haríamos, en nuestro cine (veríamos nuestro cine y las películas recuperarían en taquilla),la empresa privada invertiría en nuestro cine (eso si deberían copiarlo de Hollywood porque el cine es rentable) en nuestra historia y dejaríamos de quejarnos de que no podemos comprar los productos Nivea porque ya no llegan o qué sé yo. La realidad es que el cine en Venezuela está viviendo una segunda época dorada de la que gracias a Dios soy parte y Escuelas de cine sí las hay,a ver la Escuela de Medios Audiovisuales de ULA y la Escuela de Artes Escénicas y Audiovisuales de LUZ. No se llaman Escuela de Cine porque podrías investigar que lo que llamamos "Cine" es realmente 35mm y con la llegada de la era audiovisual, las tecnologías, léase Artes Audiovisuales... Venezuela está viviendo el cambio, claro que 200 años de historia no puedes cambiarlos de hoy para mañana pero sería más fácil si los venezolanos comenzaran a valorar más lo que tienen porque es triste la visión que hay sobre todos los productos que salen de este país y esa visión es altamente propagada por la voces de miles de venezolanos que se "irían demasiado" y que se ponen a comparar películas como American Pie con Miranda o algo por el estilo. Lea, investigue y pregunte. Ya eso de que acá no se hace nada diferente, de que no hay guiones nuevos, de que no hay historias, es más que un mito, es una mentira desterrada y es hora de sacar el puñal. Pare la costumbre de hablar mierdas del país que le parió. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Era digital, hago la corrección. Me despido nuevamente.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario y gracias por participar...

Blog Widget by LinkWithin