jueves, 12 de febrero de 2009

¿PODEMOS PRODUCIR A MENOR COSTO, POR FAVOR?*



Por Mario Handler

Me tocó analizar presupuestos en la reciente selección de proyectos del CNAC. Redescubrí algunos síntomas que me vienen alarmando desde hace años.


Creo que, tanto en el largo como en el cortometraje, será necesario revisar y discutir entre todos los cineastas, más que el presupuesto en sí, lo que éste deja entender de cuáles son los conceptos productivos y creativos que se manejan en el cine nacional.


En el largometraje, en general, encontré bastante correctos los cálculos, todo aparentaba la normalidad, si por normalidad se entiende tratar de cumplir con alrededor de 250 rubros del formato entregado por el CNAC, que es exactamente el mismo que se viene usando incluso desde antes de la existencia de Foncine, formato que por otra parte ha recibido muchas críticas de profesionales, en las que no quiero adentrarme ahora.


En cambio, en el corto se observa de todo: hipertrofia productiva, wishfull tingking (1), la fantasía del valor productivo como sustituto de la calidad artística y profesional, extremo abandono de de la realidad de público, mercado y/o gloria, presentación excesivamente lujosa pero carente de sustancia.


La ANAC entregó un tabulador del corto, que tipifica esta desorientación. Se realiza un cálculo presupuestario llenando el formato CNAC-FONCINE, cubriendo todos los rubros posibles, en un corto tipo de 10 minutos, aplicado exclusivamente a la ficción; es decir, olvidando por completo al documental y a la animación. Pero no puede ser típico un resultado que usa todos los rubros, ya que cada idea escrita en el guión requiere un pensamiento que amplía ciertos rubros y elimina o disminuye otros. El resultado es totalmente previsible, fue una pérdida de tiempo, conduce a casi un millón de bolívares por minuto; a esto se podría haber llegado sin más, tomando cualquier presupuesto de largo (digamos 90 millones) y dividiendo por los minutos (digamos 90) El corto es igual al largo, pero más corto, según este brillante prejuicio. Ocurre que el corto no es un largometrajito, sino que tiene otra esencia y otra existencia. Con este método de cálculo, partiendo de las cuñas y haciendo una regla de tres, los largos, a su vez, debieran costar entre 300 millones y 1000 millones cada uno. Si partiéramos de la telenovela nacional y con otra regla de tres, los largos debieran costar 50 millones. No quiero cansar con proporcionalidades, pero el sistema Hollywood nos llevaría a realizar cortos de 50 millones.


¿Qué es lo que fija el costo de una película? La verdad de librito y de libros serios, es que el costo está determinado por el resultado que se quiere conseguir, llámese este Mercado, Público, Premios, Aplausos, Autogratificación o lo que sea. No existe en el cine un concepto de costo per se, sino que se parte de la realidad final de la obra terminada, y se ajusta al costo para llegar a un fin, económico artístico. Así llegamos, razonablemente para nuestro país, a que los largos deban costar entre 60 y 160 millones, y normalmente entre 90 y 100. Pero el corto requiere un pensamiento específico (que no sea corto), requiere una adecuación no solo mental, sino expresada desde la idea. Visto el público posible para la ficción, no parece razonable gastar más allá de entre 200000 y 300000 el minuto, algo menos para el documental, mucho más para la animación, dependiendo de la técnica aplicada.


El verdadero costo dependerá fundamentalmente, no de una realidad invisible y rígida canonizada por la economía gremializada, sino de la inteligencia y los conocimientos que posea el cineasta, y que lo salvarán de la ruina o la eternidad productiva, o la amargura de la impotencia. Un cineasta que tenga claridad previa a la realización, podrá escribir adecuadamente su guión, podrá concebir su puesta en escena con los elementos estrictamente necesarios: se pueden hacer buenas películas sin dolly ni grúa (la mano es muy útil), sin metalógenos ni planta generadora (el sol sale para todos), sin grandes actores (todos somos actores), sin títulos animados y sobreabundantes (los hace uno mismo), sin efectos especiales de campo ni ópticos ( se inventan).


No sólo en el aparaterío propuesto se ha superado todo posible nuevorriquismo: también en los presupuestos de corto se proponen varias personas para las tareas que puede hacer una sola, por ejemplo: ¿por qué el director, principal interesado en su película, no puede ser su propio script, y por qué no puede prescindir de dos asistentes? ¿por qué es obligatoria la música original, cuando sobra música de dominio público, a un costo veinte veces menor? ¿para qué sirve la foto fija cuando basta con unos pocos fotogramas de la copia cero? ¿no tienen amigos que suplan a colaboradores profesionales? ¿han estudiado las épocas anteriores del corto nacional y del corto universal? Por último: ¿les interesa, con vocación sentida, hacer cortos, o sólo quieren aspirar el hálito del largo, pisar el próximo escalón, crear una parte de realidad larga, en lugar de una integral realidad corta?


Pareciera que estoy proponiendo el minimalismo, el cine en conuco, la suciedad metódica. No. Simplemente reclamo el retorno a un país pobre, donde los valores de la inteligencia superen a la (algo escasa) economía petrolera. Reclamo las esencias del cine: la buena idea, la cámara exacta, el montaje creativo.


Glauber Rocha: “Una ideia e una cámara na mao.”


(1) Pensamiento voluntarioso, sustituir la realidad por los deseos.


*Publicado en el número 2 de la revista C de cine de la Asociación Nacional de Autores Cinematográficos en Caracas, Venezuela. Diciembre de 1995.Pag 43-44.

5 comentarios:

  1. Que bien que todavía hay gente que entiende en este país.

    ResponderEliminar
  2. Lamentablemente Handler ya se fue del pais.Ya no queda gente que entienda,jeje...

    ResponderEliminar
  3. excelente el blog muy bueno sigue escribiendo ya estas en favoritos

    ResponderEliminar
  4. Genial brief and this enter helped me alot in my college assignement. Gratefulness you seeking your information.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario y gracias por participar...

Blog Widget by LinkWithin